Ejercicios para la mejora de las temporizaciones defensivas

El mecanismo defensivo de las temporizaciones consiste en retrasar el proceso ofensivo del equipo rival,  con el fin de “dar tiempo” a nuestro equipo a realizar otras acciones de la fase defensivas. Este principio táctico consiste en frenar la progresión del poseedor del balón, evitando que este nos rebase, para ello se puede ceder terreno e incluso retroceder. Esta acción la realiza el defensor más próximo al balón, cuando no existen posibilidades de arrebatarle el balón al atacante. Se trata de un mecanismo defensivo contrario a la entrada y a la presión. Este principio se puede confundir, erróneamente, con los repliegues defensivos. La diferencia entre estos dos principios reside en el balón. Las temporizaciones se realizan siempre delante del poseedor del balón mientras que para realizar un repliegue no se encuentra por medio el balón.

Tipos de temporizaciones
  1. Individuales: en este caso la temporización la realiza solo un jugador.
  2. Grupales: las temporizaciones grupales son las realizadas por varios jugadores, por ejemplo por la línea de defensas.
Formas de llevarla a cabo
  1. Realizar basculaciones e ir retrocediendo poco a poco.
  2. Retroceder hacia atrás o en diagonal.
Objetivos de las  temporizaciones defensivas
  1. Para evitar ser rebasados por el poseedor del balón.
  2. Facilitar instalarse en un posicionamiento defensivo
  3. Facilitar la profundidad defensiva
  4. Para facilitar otras acciones: entradas, repliegues…

A continuación, os mostramos un ejercicio simple que os puede ayudar a la hora mejorar este mecanismo defensivo.

Ejercicio
  • Nº de jugadores: 16
  • Tiempo: 2 series de 10’
  • Material: picas, balones, conos
  • Descripción: 1 jugador presiona al poseedor del balón con la finalidad de “retardar” la ofensiva rival y dar tiempo al otro de compañero para que regrese y realice las tareas defensivas que tenga asignadas. A continuación deberá realizar una basculación para realizar un enfrentamiento  de 1×1 con el atacante. El jugador que realiza el marcaje (el que se echa para atrás) tendrá ventajas sobre los aspectos técnicos como el pase. A este jugador se le deberán corregir aspectos como las coberturas, como se perfila, como realiza el 1×1 o su movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies