PostHeaderIcon Trabajo para la recuperación de la rodilla en el Levante UD

Esteban Granero cumplirá hoy tres meses de su operación de la rotura del ligamento de la rodilla, pese a sufrir una lesión tan grave su recuperación, va adelantada. “100 días menos, 100 veces más fuerte”, escribió Granero en una red social con motivo del centenario de su grave lesión, el pasado 17 de septiembre. El futbolista de la Real ha convertido la lesión en una experiencia vital, con una especie de diario incluido, donde reflexiona y se confiesa. “Día 1: Duele la rodilla, pero más duele no poder estar con mi equipo”, fue el comienzo.

05/11/10 JM LOPEZ . LEVANTE UD . ENTREVISTA PALLARDO

 La vida de Granero gira en torno a la rodilla y su recuperación. En la Real están asombrados con sus jornadas maratonianas de trabajo y con las pocasconcesiones que se hace para no pensar en otra cosa que no sea ponerse bien.

Este tipo de lesiones son muy difíciles de recuperar y se necesita un largo periodo de duro trabajo. Si lo llevamos al fútbol más “aficionado”, este tipo de rupturas suele acabar con la carrera de muchos futbolistas ya que su recuperación es muy costosa.

Lesión del ligamento cruzado anterior

La rodilla está localizada donde la punta del hueso del muslo (fémur) se une con la parte superior de la espinilla (tibia). Cuatro ligamentos principales conectan estos dos huesos:

  1. Ligamento colateral medial (LCM), que corre a lo largo de la parte interna de la rodilla y evita que ésta se doble hacia afuera.
  2. Ligamento colateral lateral (LCL), que corre a lo largo de la parte externa de la rodilla y evita que ésta se doble hacia adentro.
  3. Ligamento cruzado anterior (LCA), que está en la parte media de la rodilla. Impide que la tibia se deslice hacia afuera frente al fémur.
  4. Ligamento cruzado posterior (LCP), que trabaja junto con el LCA e impide que la tibia se deslice hacia atrás por debajo del fémur.

Las mujeres tienen más probabilidades de sufrir una ruptura del LCA que los hombres.

Una lesión del LCA puede ocurrir si usted:

  1. Recibe un golpe fuerte al lado de la rodilla, como puede suceder durante una atajada en el fútbol americano.
  2. Extiende excesivamente la articulación de la rodilla.
  3. Hace una parada rápida y cambia de dirección al correr, aterrizando de un salto o volteando.

El baloncesto, el fútbol, el fútbol americano y el esquí son deportes comunes asociados con rupturas del LCA.

Las lesiones LCA usualmente ocurren junto con otras. Por ejemplo, una lesión LCA se da regularmente con rupturas de LCM y del cartílago amortiguador en la rodilla (menisco lateral).

La mayoría de las rupturas LCA se observan en la mitad del ligamento o el ligamento se separa del fémur. Estas lesiones forman un espacio entre los bordes rotos y no sanan por sí mismas.

Síntomas tempranos:

  1. Un sonido “crujiente” al momento de la lesión
  2. Inflamación de la rodilla dentro de las 6 horas posteriores a la lesión
  3. Dolor, especialmente cuando usted trata de poner peso sobre la pierna lesionada

Aquellas personas que tienen sólo una lesión leve pueden notar que la rodilla se siente inestable o parece “aflojarse” cuando se utiliza.

Primeros auxilios

Consulte con su médico si cree que tiene una lesión en el LCA. No practique deportes ni otras actividades hasta que haya visto a un médico y lo hayan tratado.

El médico le puede ordenar una resonancia magnética de la rodilla, la cual puede confirmar el diagnóstico y puede igualmente mostrar otras lesiones de la misma.

Los primeros auxilios para una lesión del LCA pueden incluir:

  1. Elevación de la articulación por encima del nivel del corazón.
  2. Aplicación de hielo en la rodilla
  3. Analgésicos tales como los antinflamatorios no esteroides (como el ibuprofeno)

Usted puede necesitar:

  1. Muletas para caminar hasta que la hinchazón y el dolor mejoren.
  2. Terapia física para ayudar a mejorar el movimiento de la articulación y la fuerza de la pierna.
  3. Cirugía para reconstruir el LCA.

Algunas personas pueden vivir y desempeñarse normalmente con un LCA roto; sin embargo, la mayoría se queja de que la rodilla es inestable y puede “agotarse” ante la actividad física. Las rupturas del LCA no reparadas pueden llevar a un mayor daño de la rodilla.

A continuación os mostramos un vídeo en el que vemos, una serie de ejercicios realizados en la última etapa de la recuperación de Pallardó tras un esguince del ligamento lateral interno de su rodilla izquierda.

Vía: Joaquín Caparrós

Artículos relacionados :

Deja un comentario

EntrenarFutbol.com

Top  blogs Licencia de Creative Commons