PostHeaderIcon Rui Faria, un preparador diferente.

Si ayer os mostrábamos la opinión de Seirulo (preparador del F.C. Barcelona) en una entrevista que concedía al diario Marca. Hoy el turno es para Rui Faria y Jose Mourinho. En este articulo os mostramos las ideas metodológicas que tienen a la hora de preparar sus sesiones y de planificar el trabajo diario. Su opinión la publicaron en el libro: Mourinho ¿Por que tantas victorias?

Unos de los principios que nos intenta eliminar es el trabajo con pesas y trabajo de gimnasio, así como las sesiones excesivamente largas, sostinen que el trabajo no debe extenderse más aya de una hora y media ya que es el tiempo que duran los partidos. Además se centran mucho en el trabajo de psicológico. Aquí os dejo un pequeño extracto para que conozcáis más afondo el trabajo de estos profesionales.

EVIDENCIAS EMPIRICAS

UNA FORMA DE ENTRENAR QUE NADA TIENE QUE VER CON LO QUE
SE HACE O SE DICE QUE SE HACE

LLEGADA A UN CLUB CON LA TEMPORADA EMPEZADA

-Cuando un entrenador inicia un trabajo en medio de la temporada puede optar por dos caminos: o bien por el camino de la reacción a nivel psicológico, que provoca reacciones efímeras a nivel motivacional (en la que no creo) o por el  contrario a nivel metodológico.

Las reacciones psicológicas duran, lo que dura el efecto del propio cambio pero cuando vuelva a estar definido quien juega, los equipos vuelven a las andadas.  Opto por el cambio metodológico que es duradero porque introduce cambios estructurales, la otra forma de enfocar el relevo técnico tan solo produce variaciones a nivel coyuntural.

UNA METODOLOGIA DE ENTRENAMIENTO SUBORDINADA A UN MODELO DE  JUEGO.

PRIMER TRAZO DE IDENTIDAD

El trabajo táctico es diferente a la táctica, el concepto de táctica sin más ya acabó hace tiempo. La preparación táctica en la pizarra y decir lo que hay que  hacer no vale, lo necesario es durante la semana encontrar ejercicios que  entrenen aquello que queremos potenciar, esa es la diferencia. No se trata de  que el equipo repita movimientos preestablecidos desde el entrenamiento, sino que buscamos que el trabajo táctico se centre en encontrar ejercicios que estimulen todos los sistemas involucrados. Todos los equipos tienen en el entrenamiento analítico su epicentro, yo soy un defensor de una perspectiva totalmente antagónica del entrenamiento, con la interacción de todas las dimensiones supeditadas a la organización y a la preparación táctica. Deseo un equipo, que en un determinado momento, ante una determinada situación, todos los jugadores piensen y reaccionen de manera idéntica ante un mismo problema del juego.

LAS PARTE DEL TODO QUE ES EL JUGAR

Las pretemporadas físicas son hijas de una metodología arcaica basada en los deportes individuales, nosotros empezamos desde el primer día a definir claramente el modelo de juego y los sistemas tácticos.

RUI FARIA, UN PREPARADOR FISICO DIFERENTE

El objetivo, es la mejora de la calidad del juego y de la organización del equipo, esos parámetros solo se consiguen a través de situaciones de  entrenamiento y de ejercicios donde se consigue trabajar esa  organización.

La existencia de los picos de forma esta asociada a una manera de entrenar que no tiene nada que ver con la nuestra, picos de forma son característicos de metodologías de entrenamiento en las que existe un gran periodo preparatorio y un corto periodo de competición. Nuestro objetivo es mantener al equipo a su máximo nivel de rentabilidad, pero esto no se entiende como un máximo de condición física sino como un nivel máximo de desempeño, colectivo e individual, expresado en la manifestación regular de la forma de jugar deseada. Se valora demasiado el aspecto físico, pero lo esencial es la organización del juego, el secreto esta en saber estar, saber hacer.

En nuestra opción metodológica, el preparador físico tradicional desaparece y surge una complicidad de trabajo entre el entrenador y uno de sus colaboradores que permite hacer un trabajo globalizado.El ritmo no es una cuestión exclusivamente física, el ritmo es una consecuencia de nuestra filosofía de trabajo siempre subyacente a la forma de jugar que se pretende, que es lo que posibilitara que se sepa presionar, que se sepa atacar y defender, tener buenas transiciones. etc. Un ejemplo de ello, sería el principio de descansar con el balón.

La calidad del trabajo tomo el lugar de cantidad.LA FORMA DE ENTRENAR EN FUTBOL, LO QUE EL 99% HACE.

Priorizan tanto lo físico que no importa que los jugadores no estén frescos para  entrenar y hacer operativa la idea de juego. Siguiendo la lógica habitual, ninguno opta por el trabajo táctico por la mañana y lo físico a la tarde, es decir se prioriza lo físico ante lo táctico, prescindiendo de  las condiciones mínimas indispensables de frescura para realizar un buen  trabajo táctico.

El entrenamiento con balón suele ser un medio para simular el entrenamiento
físico. Se camuflan objetivos físicos incluyendo balón.  ¿No deberían ser sobre todo los principios de juego instituidos para el  equipo, defender en zona por ejemplo, los que guiaran la construcción socio
afectiva del espíritu de equipo? UNA REALIDAD CONCEPTUAL METODOLOGICA TRANGRESORA:

1. DESMONTAR EL MITO DE LA CONDICION FISICA COMO PRIORIDAD EN EL PERIODO PREPARATORIO

El objetivo de la metodología tradicional es siempre el mismo: correr más tiempo y hacer más repeticiones. Mourinho centra su atención desde el primer día en la organización del equipo. No se trata de descuidar ninguna de las dimensiones del entrenamiento, solo se trata de subordinar todo a lo fundamental para el rendimiento del equipo: su  organización del juego.

Es una supradimension táctica, también se movilizan las restantes dimensiones  pero de forma contextualizada, especifica, esto es, en las proporciones que el  jugar requiere para jugar de la determinada forma que se haya considerado,  con el reparto geográfico previsto y en función de los principios fundamentales  del juego escogidos para nuestro equipo.

Al trabajar la vertiente táctica en condiciones próximas a las que deseamos para la competición, esto es, próximas a aquello que pretendemos para nuestro juego, estamos desenvolviendo la vertiente física en una especificidad propia del juego. Por ejemplo, en vez de trabajar la fuerza de una manera
aislada o descontextualizada, lo hacemos a través de ejercicios con determinadas características, jugando con el espacio, el tiempo, el número de jugadores y las reglas que utilizamos. Así estamos desenvolviendo también algo similar a la fuerza, pero en contexto mas especifico. Lo difícil de todo esto es operacionalizar lo que pretendemos, es conseguir crear ejercicios donde se consigan englobar todas las vertientes, sin olvidarnos nunca de nuestra primea preocupación: potenciar un determinado principio del juego.

El periodo preparatorio o también llamado fundamental solo es fundamental para los primeros partidos y desde nuestra perspectiva es tanto menos fundamental cuanto mas tuviera de aquello que tradicionalmente se dice que debe tener.

Para Mourinho el periodo preparatorio es importante pero por razones muy diferentes de las evidenciadas en la tradicional forma de entrenar. Es un periodo importante para preparar el equipo en función del modelo de juego deseado, y al ser un periodo sin competiciones oficiales, permite un tempo de experiencias, ajustes, reajustes que son importantes en la relación entrenadorequipo y entrenador-jugadores.

2. DESMONTAR EL MITO DE LA FORMA FISICA

Si la base del rendimiento es la organización del juego, la forma deportiva no puede estar circunscrita a la forma física. La forma no es forma física. La forma es mucho más que eso. La manifestación regular de la organización del juego del equipo es el gran indicador de la forma deportiva, ¿para que, entonces la realización de los tradicionales tests físicos?

La organización del juego no se manifiesta a través indicadores como los kilogramos de lactato, la frecuencia cardiaca o los VO2 máximo, es algo mucho más subjetivo, no es mesurable mediante cifras, y eso no proporciona seguridad ni es vendible comercialmente.

3. DESMONTAR EL MITO DE LOS PICOS DE FORMA Y EL DE RECARGAR BATERIAS EN LAS PAUSAS DE LA COMPETICIÓN 

La obsesión por una dimensión física del juego, vista como la base del rendimiento individual y colectivo, nos transporta a una lógica curiosa: la lógica de los llamados picos de forma. Aun son muchos los que acreditan que debe existir una planificación perspectivada en función de determinados momentos clave de la temporada.

Este modelo de pensamiento nace en el llamado efecto retardado de las cargas, a través del cual se procuran picos de forma para los partidos o épocas que son considerados como más importantes.Esta forma de pensar nos lleva a recargar baterías en las pausas de la competición, periodos durante los cuales se vuelve a la lógica de la pretemporada: aumento del trabajo físico con vista a sustentar al equipo en los partidos a disputar durante los últimos meses de competición.

Mourinho no quiere que su equipo tenga picos de forma, quiere que este en un nivel regularmente elevado. La preocupación es mantener los niveles de desempeño del equipo de acuerdo con el modelo de juego que fue definido en el inicio de la temporada. Después del segundo microciclo semanal de la temporada, y hablo del periodo al cual convencionalmente llamamos periodo pre -competitivos, los microciclos son básicamente iguales hasta el final de la temporada, tanto a nivel de los principios y objetivos del entrenamiento como en términos físicos. Solo a nivel de la dominante táctica se van produciendo alteraciones en los contenidos a potenciar, en función de las dificultades percibidas en el juego anterior y de lo que va a ser el próximo encuentro.

Mas, hablando de la periodizacion física que es el concepto dominante en la periodizacion tradicional, los objetivos son los mismos desde la segunda semana hasta la última. El primer microciclo es de adaptación, de readaptación al esfuerzo, no más que eso. En esa primera semana no busco ningún incremento a ese nivel, solo que los futbolistas se adapten a aquello que es la especificidad del juego. A partir de la segunda semana son ciclos semanales que se repiten, por lo tanto solo utilizo ciclos semanales.

Aquellas que son mis líneas maestras en términos de patrón semanal al nivel de la dominante física son igual tanto en el mes de Julio como en el mes de Abril del año siguiente.Respetar esto, es cumplir el supraprincipio de la especificidad, el gran guía de la metodología de Mourinho a través de pragmatizar, fraccionalizar y jerarquizar la adquisición de diversos principios, subprincipios de los subprincipios de su forma de jugar.

4. DESMONTAR EL MITO DEL VOLUMEN DE TRABAJO FISICO QUE
TIENE QUE VENIR ANTES QUE LA INTENSIDAD

Existe la idea de que el periodo preparatorio difiere del periodo competitivo en términos de volumen e intensidad del trabajo. Se refiere a la necesidad de comenzar con volúmenes de trabajo elevados, pero con intensidades bajas, para después, con la aproximación de la competición, invertir la lógica. Todo  esto se perspectiva según un punto de vista puramente físico. Mourinho no cree en eso, para el los dos periodos son iguales.

Lo que entiendo por intensidad difiere totalmente del significado que normalmente se le atribuye. No consigo disociar la intensidad de la concentración. Cuando digo que el fútbol esta hecho de intensidades
elevadas, me refiero a la complejidad que tiene implícita y a la necesidad de concentración permanente que de ello deriva. No creo en el aumento del volumen, ni en la inversión del volumen por la intensidad. Por ejemplo, aquello a lo que normalmente se le llama resistencia aeróbica y convencionalmente se dice que se consigue con volumen de trabajo también se consigue con la acumulación de intensidades máximas relativas.

Cuando hablamos de intensidad tenemos que hablar de intensidad de concentración, cuando hablamos de volumen tenemos que hablar de volúmenes de intensidades de concentración. Por eso, nuestra noción de estos conceptos huye de lo tradicional. Hablamos de intensidad de concentración, porque estar en el juego es estar pensando en la toma de decisiones, lo que exige concentración en función de lo que es fundamental en el fútbol.

Por norma cuando se habla de intensidad se habla de desgaste energético, yo no pienso así. Fundamentalmente lo que hace que un entrenamiento sea más o menos intenso es la concentración exigida. Correr por correr tiene un desgaste energético natural, pero la complejidad de esa actividad es nula. Como tal, el desgaste en términos emocionales tiende a ser nulo también, al contrario de las situaciones complejas, donde se le exige a los jugadores requisitos tácticos, técnicos psicológicos y físicos. Y esto que representa la complejidad del ejercicio es lo que conduce a una concentración mayor. Cuando hablamos de intensidad, no solo nos referimos a una intensidad abstracta, mas o menos cronometrable, sino a una intensidad decisional asociada a la concentración, calibrada por el instante singular de cada ejercicio a vivenciar.

Debemos hablar de una concentración táctica, porque ella es necesaria para el jugar deseado se manifieste. De ahí que Mourinho asiente el entrenamiento en un padrón de intensidades máximas relativas a partir ya de la segunda semana  de entrenamientos del mencionado periodo preparatorio.

5. EL DESMONTAR EL MITO DEL ENTRENAMIENTO DE LAS CAPACIDADES CONDICIONALES

Mourinho sabe que factores como la resistencia aeróbica, fuerza resistencia, etc. no son factores que merecen su atención especifica, el sabe que algo parecido existe en su forma de jugar, pero como consecuencia del acontecer de la misma. Sabe también que solo subordinar todo el proceso de entrenamiento a la supradimension táctica, esto es, a la vivenciazión adquisición jerarquizada de sus principios de juego, le permite movilizar la subdimensión física en la singularidad que su forma de jugar requiere. Por ello, paradójicamente, se sirve de la subdimensión física como criterio para calibrar la relación desempeño-recuperación en el patrón semanal de entrenamiento: “Mis preocupaciones diarias son dirigidas solo para operacionalizar nuestro modelo de juego.”

Con todo, la estructura de la sesión de entrenamiento y de lo que hacer en cada día no está solo relacionado con los objetivos tácticos, mas también con el régimen físico a privilegiar, en la medida en que tengo que tener en cuenta, por ejemplo, los aspectos de la recuperación, sobre todo en lo que se refiere a la proximidad o no del partido anterior y del próximo. Por tanto, en un día determinado el trabajo táctico técnico incide más en la recuperación del último partido, en otro día sobre aquello a lo que yo para simplificar llamo fuerza técnica y así sucesivamente.

Para Mourinho la recuperación acontece también en el plano más físico alternando el padrón de contracción muscular dominante, y consecuentemente, alternando entre entrenamientos más o menos discontinuos pero siempre en una especificidad más o menos compleja. Toda esta lógica procesal tiene que estar subordinada al supraprincipio de especificidad.Este principio metodológico fundamental puede ser designado como principio de alternancia horizontal en especificidad.

Hay una invariabilidad en la preocupación, la operacionalizacion del modelo de juego, mas la escala a que eso sucede va siendo diversa. Yeso es lo que permite a los jugadores llegar al día de juego frescos, porque no se esta constantemente incidiendo en las cosas del jugar Es una alternancia horizontal, porque no se cumple a lo largo de la sesión, sino de la semana.

Hay otro principio fundamental en la lógica semanal a añadir a la alternancia horizontal en especificidad, que es el principio de progresión compleja. Hay que tener la noción de que para poder progresar es también preciso ordenar, jerarquizar, esto es lo que lleva a operacionalizar, mas no es la
progresión convencional de lo general a lo especifico, del volumen a la intensidad, de lo aeróbico a lo anaeróbico. Es un progreso respecto a la jerarquizacion de los principios de juego por un lado, y aquella que sucede con la diferenciación del esfuerzo a lo largo de la semana por otro lado Hablamos por tanto, de una progresión que sucede a tres niveles: a lo largo de la época, a lo largo de la semana en función de lo que fue el juego anterior y de lo que será el siguiente, y a lo largo del entrenamiento, es por ello una progresión compleja donde cada uno de los niveles tiene que ver con los demás.

En ningún momento desvía su atención del desgaste mental-emocional resultante del grado de complejidad de los desempeños. Es necesario entender la problemática de las recuperaciones en dos planos de diferenciación para el análisis: el plano mental emocional y el plano físico. Entrenar en estado de concentraciones máximas relativas implica intensidades máximas relativas, y por tanto, gran desgaste mental-emocional, esto es, significativa fatiga táctica.

Con partido de domingo a domingo, tiene tres días en los que procura de una forma más incisiva el crecimiento de los desempeños del equipo, miércoles, jueves y viernes Mourinho no perspectiva la fuerza, la resistencia y la velocidad desde un punto de vista cuantitativo, solo contextualizado en aquello que es el fútbol, y fundamentalmente en nuestra forma de jugar MIÉRCOLES, EL DIA DE LOS PROPOSITOS EN REGIMEN DE ELEVADA TENSION ESPECÍFICA.

La experiencia me dice que tres días después del partido los jugadores aún no están completamente recuperados, no tanto en términos físicos pero si en términos emocionales. El desgaste emocional tarda más tiempo en recuperar que el físico. Este día se hace el entrenamiento más discontinuo de la semana, realizando ejercicios cuya relación desempeño- recuperación permita un descanso
significativo.

La pregunta es como direccionar los ejercicios cuando el régimen pretendido en esta sesión es de elevada tensión especifica: jugando con el espacio, la duración y el número de jugadores implicados, de tal manera que se garantice una gran densidad en el patrón de contracción muscular deseado. Para este día se diseñan ejercicios que impliquen significativa velocidad de contracción, corta duración y tensión elevada como patrón de contracción muscular. Por ello los ejercicios de este día exigen una grande densidad de contracciones excéntricas incluyendo por ello un número significativo de
aceleraciones, cambios de dirección, saltos, paradas, etc.

La preocupación se dirige fundamentalmente para los subprincipios de los subprincipios, esto es, para propósitos con menor complejidad, subdinamicas de su forma de jugar. En este día aun existen residuos de fatiga que no permiten extraer el máximo provecho de las exigencias implícitas en la vivenciación de los grandes principios y su articulación. No prescindo de la utilización del amisco, pero la información que retiro de el es completamente diferente a la retirada antes de mi llegada.

JUEVES, EL DIA DE LOS PROPOSITOS E REGIMEN DE DINAMICA ESPECÍFICA.

Se pasa a un régimen menos discontinuo, el patrón de contracción muscular dominante hace crecer la duración de la contracción y ve disminuir la velocidad de contracción de la tensión. Espacios mas amplios, duraciones mas largas, mayor número de jugadores y en esa medida la vivenciacion de los grandes principios de su modelo de juego, la organización defensiva, ofensiva, la transición ataque defensa y viceversa, es un régimen de dinámica especifica. El entrenamiento del jueves se hace en espacios largos, se aproxima a lo que se suele llamar resistencia específica, pero no tiene nada que ver con lo que se entiende como idea tradicional de resistencia. Para mi resistir es estar adaptado a una idea de juego,y ser capaz de realizar las acciones individuales y colectivas implícitas en esa forma de juego.

Por ello lo único que hacemos es entrenar aquello que hacemos en espacios mas alargados, mas próximos a una situación real. Es importante percibir que este es el régimen que mas desgaste presupone y por tanto aquel que más cansancio transporta para los días siguientes. Por un lado por la complejidad decisional de las acciones subyacentes al vivenciar los grandes principios. Hemos de tener en cuenta que no solo el aumento del numero de jugadores sino también los condicionantes de los ejercicios que nos llevan a la densidad de comportamientos que queremos contribuyan para ese aumento de complejidad y por ello aumenta el desgaste mental-emocional. Por la duración de estas acciones, en la medida en que cuanto mayor es la duración de la contracción mas cansancio produce, realizada además a velocidad tensión máximas relativas,-este tipo de esfuerzo porcentualmente dominante requiere mas de dos tercios de la masa muscular solicitada y por ello es necesario tiempo para la recuperación.

Nunca se hace este entreno durante los dos días anteriores al partido. Los entrenamientos del viernes y sábado no contemplan ejercicios en régimen de dinámica específica. Aunque Mourinho necesita una menor discontinuidad en esta unidad, la misma es fraccionada, así, no es lo mismo una duración de treinta minutos que tres fracciones de diez minutos. Para la calidad del entreno es fundamental que la vivenciacion de los propósitos acontezcan en ausencia de fatiga mental, física acumulada.

Se que es mas fácil entrenar de la forma tradicional que de esta manera, porque este método obliga a sistematizar.

SABADO, EL DIA DE LOS PROPOSITOS EN REGIMEN DE ELEVADA VELOCIDAD DE CONTRACCION.

Para este día se precisa un régimen de contracción muscular con una elevada velocidad de contracción, corta duración y no máxima tensión pero también que el número de contracciones excéntricas sea reducido, para ello retira los saltos, las paradas, los cambios de dirección, o sea se hacen actividades sin grandes oposiciones.

De entre los entrenamientos de estos tres días (miércoles, jueves y viernes) esta es la que ha de suponer el menor desgaste mental-emocional y físico. La preocupación táctica se dirige a los subprincipios, esto es, propósitos tácticos con menor complejidad que le permiten por una parte salvaguardar el desgaste mental-emocional .Este es el día que se le da más importancia a las características del adversario Se busca que la dependencia neuronal sea casi exclusivamente del córtex motor, en aquello que estaba automatizado, para que no implique un gran desgaste emocional.

No encaran la velocidad de la forma tradicional, o sea ,desde un punto de vista estrictamente fisiológico. Consideramos la velocidad como el análisis o tratamiento de la información. Hablamos de la velocidad de ejecución, es una velocidad contextualizada. En el entreno buscamos situaciones de juego que conlleven una dominante de esa necesidad fisiológica, pero una necesidad para nuestra organización de juego.

Este día se dedica fundamentalmente a la ejecución propiamente dicha aunque hay que tener en cuenta que este modelo prima el manejo de la toma de conciencia y de decisión, la discriminación contextual,,con la identificación de lo que hacer, y esa capacidad de discriminación hace crecer la cultura táctica . No se debe confundir velocidad con velocidad de juego, esta tiene que ver con la velocidad mental, la capacidad de anticipar lo que va a pasar, de decidir la respuesta más adecuada, y nos lleva a un entrenamiento cualitativo, contextualizado, lo primero esta asociado la mayoría de las veces a jugar con prisa, a una obsesión con la velocidad, y nos lleva a un entrenamiento
cuantitativo ,abstracto.

El equipo que Mourinho desea es aquel, que en un determinado momento delante de una determinada situación, todos los jugadores piensan en función de lo mismo y al mismo tiempo. Eso es jugar como equipo y tener organización del juego. La velocidad tiene dos aspectos diferentes, la velocidad del balón y la velocidad de los jugadores.

La velocidad de juego tiene que ver sobre todo con un buen juego posicional, una buena lectura de juego, buena técnica. Lo importante no es tener una gran velocidad física sino lo importante es saber mover la bola con velocidad y esto no para por situaciones analíticas, si pasa por un buen juego posicional, por la seguridad de que los jugadores saben que en cada posición hay un jugador lo
cual le permite anticipar la acción.Lo importante es la velocidad colectiva donde cada jugador debe descubrir su propia velocidad, esto es la velocidad máxima a la que consigue ser preciso.

6.DESMONTAR EL MITO DE LA RECUPERACION CONVENCIONAL

Se debe distinguir la fatiga física de la emocional. En Portugal se entrena de más cuando se pierde, el estar dominado por un paradigma en el que domina lo cuantitativo y por el miedo al que dirán provoca  que se entrene de más y de manera irracional sin tener en cuenta la fatiga emocional, claros ejemplos de todo esto lo constituyen el entrenar mas cuando se pierde y entrenar por la mañana del día siguiente a la competición, lo cual  son dos afrentas a la recuperación emocional. Lo más importante es la fatiga mental que no la puramente física.

El cansancio del sistema nervioso central resultante de la necesaria concentración táctica decisional implicada en el entrenar y en el jugar. Se le puede llamar fatiga táctica. Cuando se habla de intensidad hablamos de intensidad de concentración, porque jugar es básicamente pensar y esto exige concentración. Y si hablamos de un juego de calidad, hablamos de pensar teniendo en cuenta unas  referencias colectivas y determinados principios del juego y exige más concentración. No es extraño,¡por ello, que surja la fatiga táctica antes que la física.

La importancia de los hábitos. Entrenar en especificidad lleva a que las exigencias de concentración implícitas en su forma de jugar pasen a ser menores. Como la esfera fundamental del saber hacer y del dominio no consciente es un habito que se adquiere en la acción, el entrenar es un proceso de construcción del ser capaz de jugar en el que el saber adquirido es patrimonio del inconsciente. Así se disminuye el esfuerzo neurobiológico.

La concentración se entrena. El que entrena direccionando trabajos específicos con una filosofía de juego esta entrenando concentración. Se deben construir ejercicios que exijan esa concentración, ejercicios en que los jugadores sean obligados a pensar .a comunicarse entre si, de complejidad creciente, por eso no pueden ser demasiado fáciles y cuando consiguen resolver los problemas hay que hacer nuevos ejercicios más complejos.

La recuperación en el patrón semanal de entrenamiento. Cuando la semana tiene un solo juego, doy descanso en el día siguiente al juego. Desde el punto de vista fisiológico no es lo correcto, pero si lo es desde el punto de vista mental, es peor para el cuerpo pero mejor para la cabeza, y habemos de entender esto en términos globales. A partir del Miércoles hasta Domingo continuo, en términos técnico tácticos de lo general a lo particular.

Los aspectos generales son los grandes principios con sus subprincipios ,de ellos nunca abdico, los entreno todas las semanas, en el sábado ,si el producto final estuviera acabado, trabajo más el lado estratégico, lo más teórico, casi sin competitividad, en términos de introducción a la competición.

• Domingo: partido
Lunes: huelga
Martes: recuperación activa en especificidad (en contexto táctico)
• Miércoles: propósitos tácticos en régimen de elevada especificidad para garantizar una unidad de entrenamiento más discontinua, que permita aun descanso significativo.
• Jueves: propósitos tácticos en régimen de dinámica especifica para garantizar una unidad de entreno mas discontinua.
• Viernes: propósitos tácticos en régimen de elevada velocidad de contracción para garantizar una unidad de entreno más discontinua y con un reducido desgaste mental emocional.
• Sábado: recuperación activa en un contexto de introducción a la competición Es importante que el entreno vaya disminuyendo en términos de densidad, sobre todo en lo que concierne a las exigencias de la concentración requerida, a medida que nos aproximamos al día del juego. La fatiga del sistema nervioso es decisiva, y cuanto más nos acercamos a la competición menos debemos ir al encuentro de ejercicios exigentes a ese nivel. La recuperación en especificidad. La recuperación también ha de ser específica, el entrenar y el recuperar están prespectivados en conjunto. Normalmente los jugadores están habituados a recuperar con carrera continua, nosotros hacemos un trabajo especifico condicionado por nuestra forma de jugar, que incida en las estructuras afectadas por la fatiga en el juego, buscando ejercicios que palien la fatiga mental…

Artículos relacionados :

Deja un comentario

EntrenarFutbol.com

Top  blogs Licencia de Creative Commons