«

»

Oct 02

Presión de los rivales del FC Barcelona

La presión alta de los rivales del Barcelona en todas sus categorías

Por: Carlos Cambedo Cañadas

“Dime cómo la sacas y te diré cómo llegas, porque si no la sacas limpia de atrás no es fácil que llegues con ventaja adelante”. Juanma Lillo
“La intención no es mover la pelota, sino mover a tus oponentes. Es decir: yo llevo la pelota aquí para que mi oponente venga porque en el momento justo en el que viene, paso, paso y salgo.” Pep Guardiola

Desde la llegada de Johan Cruyff al F. C. Barcelona, el club catalán organizó un trabajo en el fútbol base que se adaptaría al modelo de juego y a las necesidades del primer equipo. Unas partituras que irían trabajando todos los jugadores durante su estancia en las categorías inferiores y que les permitirán tener unos conceptos acordes a la exigencia del modelo de juego de posición postulado por el holandés y que se ha mantenido a lo largo de los años.

1) La salida de balón englobada al juego de posición

Para desgranar el juego del Barcelona debemos trasladarnos hasta el juego de posición. Para Lillo el juego de posición “consiste en ir generando superioridades a la espalda de la línea que te aprieta”. No nos pararemos a descifrar en qué consiste el juego de posición, entre otras cosas porque sería muy largo y extenso, y porque lo explica magníficamente Dani Fernández, en El juego de posición.

Así pues, únicamente comentamos por qué es importante la salida de balón de los conjuntos azulgranas. La base de todo es generar superioridades para sacar la pelota limpia y poder ir avanzando conjuntamente balón/jugadores. Como nos dice Óscar Cano“cada intervención lleva implícita la acción posterior para el que recibe el balón”. Es decir, los jugadores con sus relaciones deben facilitar la labor de sus compañeros, deben ir encadenando acciones para poder ordenarse a través de la pelota y del espacio.

Dicho esto, todos los equipos tienen unos principios que son los que normalmente usan: es el modelo de juego. Pero como dice Jorge Castelo “a medida que se vaya construyendo un modelo de juego, es necesario someterlo a interrogación sistemática, eso es, se va construyendo progresivamente, desconstruyendo y reconstruyendo”, que si lo enlazamos con que “nosotros defendemos de determinada forma para atacar de determinada forma, y atacamos de una cierta manera porque somos capaces de defender de una forma compatible. Los aspectos defensivos siempre tienen que estar relacionados con los aspectos ofensivos; si no, jamás conseguiremos un juego de calidad”, como nos dice Guillerme Oliveira, llegamos a concluir que el F. C. Barcelona tiene que sacar la pelota limpia para poder seguir generando superioridades en las diferentes líneas a las que se va enfrentando. Esto parte de nuestros principios en base al modelo predeterminado que tenemos. Lo que habría que cambiar en función de lo que nos plantea el equipo rival sería la salida de balón para poder crear esas situaciones que nos permiten enlazar con la siguiente línea.

“Para que el proceso de construcción de situaciones de ataque y finalización sea consecuente, evitan acciones precipitadas, ya que perder el balón de cualquier manera no sólo interrumpe la intervención en fase de ataque, sino que condiciona la futura actividad defensiva”, nos relata Óscar Cano. La idea constructiva de la circulación en la base: esto nos lleva a tener la idea clara de crear superioridad numérica entre hombres necesarios en la construcción de la salida y hombres rivales. El objetivo es asegurar la conexión entre las diferentes líneas.

2) Las salidas de balón del F. C.Barcelona y los tipos de presión alta de sus rivales

“En función de cómo se comporta el contrario, cambiamos nuestras maneras de atacar. Cada partido es diferente”. Pep Guardiola

El modelo de juego del Barcelona y de todo su fútbol base va en la misma dirección: dominar el juego a través de la posesión del balón, crear superioridad numérica en las diferentes líneas que nos vamos encontrando y sacar la pelota limpia desde atrás para que todo se vaya ordenando a través de la fluidez del juego.

Así pues, estos ejemplos que iremos viendo, tanto se pueden dar en los equipos que se enfrentan al primer equipo azulgrana como en todos aquellos equipos que se ven las caras con los diferentes equipos del fútbol base. La idea que tienen todos los entrenadores de La Masia es crear la salida de balón en función de lo que el equipo rival propone.

Normalmente, el Barcelona forma cuatro líneas a alturas diferentes. Para tener claro los conceptos de primeros hombres, segundos y terceros únicamente tendríamos que relacionar poseedor de balón con jugadores colindantes dispuestos en alturas diferentes.

Por tanto, vamos a ver las salidas de balón que más comúnmente utilizan los equipos del club barcelonés y los tipos de presión que realizan los equipos contrarios.

Únicamente hablaremos de tipos de salida de balón ante presión alta por parte del rival, obviando aquel tipo de salidas que marquen presión sobre recepciones o sobre determinadas zonas. El objetivo es ver la salida de balón inicial contra posibles presiones altas del rival.

La composición más natural en salida de balón del F.C. Barcelona sería en 1-2-3-2-3.

Esta disposición inicial es la más utilizada en todos los equipos del club. Disponemos al equipo con dos centrales en una buena amplitud para poder mover al rival con la conexión entre ellos dos, dos laterales que van a jugar en la espalda de sus respectivos pares, un pivote que ayuda en el balance ofensivo/defensivo y que trate de darle continuidad a la circulación de balón, dos interiores que intentarán jugar en las espaldas de las marcas para poder generar superioridades y poder desorganizar al rival en la recepción, dos extremos en máxima amplitud para distanciar al rival lateralmente y un delantero centro que fija a los centrales y permite crear espacios por detrás de él para circular la pelota y poder ir avanzando con esas superioridades.

Normalmente, los rivales presionan a los equipos del Barcelona con un único punta. El objetivo es apretar a los centrales, disminuir el tiempo y el espacio de sus acciones y empobrecer la positividad de sus acciones siguientes.

Hay dos posibilidades: que el Barcelona, mediante la circulación inicial y los movimientos de sus hombres colindantes, pueda crear superioridad numérica mediante el pase o que se tenga que crear una superioridad forzada. Esto se consigue con la conducción de uno de los hombres centrales. El objetivo de la conducción es atraer a rivales, para que en sus espaldas puedan aparecer hombres libres. Es decir, conducción para pasar, no para buscar el 1×1. Atraer y soltar, esa es la cuestión.

Otra de las formas de presión que realizan los rivales es la de la formación con dos puntas.

Este tipo de presión trata de eliminar toda acción por parte de los dos centrales azulgranas. El Barcelona debería modificar a partir de aquí su forma de sacar el balón limpio desde atrás. Aquí los entrenadores optan por distanciar más a los dos centrales con el objetivo de atraer a las dos marcas y poder generar espacio suficiente para que se pueda generar juego con el pivote. De esta forma, el equipo batiría una línea entera del rival.

El rival puede que realice un movimiento de tándem con los dos puntas, esto es: uno presiona a los centrales y el otro al pivote, con lo que no se podría crear relación entre central o portero con el pivote.

También es posible que hubiera dos delanteros presionando la salida de balón y un mediocentro rival presionando la recepción del pivote. Con esta disposición deberíamos observar/analizar la disposición del rival, puesto que, probablemente, el portero pudiera jugar con segundos hombres (laterales) y pudiera batir líneas enteras de juego.

Si no hubiera juego con segundos hombres, el Barcelona crearía una superioridad numérica desde primera línea, retrasando a su pivote y creando un 3×2 con los dos delanteros rivales. El Barcelona pasaría a realizar una salida de 3, y se dispondría en un 1-3-3-1-3, siempre jugando con 4 líneas en alturas diferentes formando lo que antes hemos nombrado como primeros, segundos y terceros hombres.

El objetivo sería el mismo que en la primera salida comentada: la posibilidad de enlazar con los hombres colindantes mediante pase, previo movimiento de los hombres adelantados y, si no es posible enlazar con estos hombres, uno de los 3 hombres formados en disposición inicial para la salida de balón debería hacer una conducción para que aparecieran hombres libres y poder crear una superioridad mediante la atracción con esa conducción.

Y la última forma de presión que vemos es la que realizan los rivales con 3 puntas en caso de salida de 3.

En este caso, el rival presionaría con 3 hombres arriba del todo. El objetivo es quitar la iniciativa del juego, que los jugadores habilitados para la construcción queden inhabilitados y no se puedan generar superioridades mediante relaciones pase y/o conducción. El Barcelona deberá pasar de relacionarse entre hombres a relacionarse únicamente con balón, es decir, el portero deberá pasar a jugar forzosamente con segundos o terceros hombres, disminuyendo la organización a través de la pelota y desorganizar al contrario con ella. Pocas veces un rival es capaz de presionar en zona alta con 3 hombres y menos limitando las decisiones de los jugadores del Barcelona para disminuir la fluidez del juego.

Hemos visto varias formas de salida de balón por parte de los equipos del F. C. Barcelona y posibles adaptaciones del rival a la salida y del Barcelona al rival. Como hemos visto, se trata de adaptarse a las circunstancias de lo que sucede sobre el campo y sobre lo que propone el rival. El modelo debe ser abierto, flexible y capaz de proponer soluciones a los problemas que se nos plantean.

Acabamos con una reflexión de Óscar Cano, que nos dice: “La circulación del balón es el medio táctico fundamental en el desarrollo del juego posicional; por tanto, este medio cobra mayor sentido en un club que privilegia dicho juego de posición. La cadena de pases del Barcelona sigue siempre una lógica racional, nunca se pasa por pasar, sino que cada transmisión del balón, de un compañero a otro, lleva intrínseca la posibilidad de desarticular el engranaje defensivo, o de forma inminente, o en futuras maniobras”.

No siempre se puede lograr lo que uno desea, pero siempre se debe buscar combatir lo que me plantean. El juego es acción-reacción y el que sea capaz de adaptarse mejor e interpretar lo que sucede, será capaz de modificar el discurso de un partido.

Vía: martiperarnau

Artículos relacionados :

Compartir...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>