PostHeaderIcon Lendoiro guarda silencio sobre el embargo

Lendoiro guarda silencio. El presidente del Deportivo ha evitado hasta el momento manifestarse sobre los embargos de Hacienda y la posible entrada en concurso de acreedores. A través de su jefe de prensa, se limitó a señalar: No tenemos nada que decir”.

Y mientras el dirigente no responde a la inquietud generada en el deportivismo, que piensan en un posible final negro para el equipo de la ciudad herculina. Desde hace semanas, los rectores del club coruñés hacen movimientos encaminados a la posible entrada en concurso de acreedores.

Los últimos embargos de Hacienda han abocado a la entidad blanquiazul a la suspensión de pagos. Desde hace semanas, Lendoiro y sus asesores estudian esta posibilidad y ya han realizado algunas actuaciones encaminadas, bien a solicitar el concurso (algo que la cadena Cope aseguró ayer que haría en breve), bien a tener algunas situaciones en orden por si un acreedor es el que acude al juez.

La sombra del concurso sobrevuela la plaza de Pontevedra desde hace tiempo. No es la primera vez que la entidad se informa sobre este asunto.

 José Luis Oltra, por su parte, mantiene la calma. Asegura que conocía la noticia adelantada ayer por La Voz, que tanto Lendoiro como el secretario técnico, Ernesto Bello, ya se la habían comunicado, pero evitó concretar cuándo lo hicieron. “El embargo no me pilla por sorpresa”, afirmó, “De momento no he hablado nada con los jugadores. A lo mejor mañana lo hago, pero a día de hoy no lo he hecho”.

Las continuas demoras y el aplazamiento de los pagos han sido la forma habitual en los que Lendoiro ha gestionado al Deportivo desde tiempo inmemorial, tanto con los exjugadores como en conflictos con otros clubes -como en el caso del Vecindario, Nacional o Atlas, por citar solo tres de los más recientes-, frente a Hacienda ha repetido el esquema, pero en los últimos tiempos la huida hacia adelante por la presión de una deuda asfixiante le ha privado de ofrecer garantías de pago o un plan de viabilidad. De ahí que haya convertido en práctica habitual el ganar tiempo en conflictos jurídicos interminables -impagos como el fichaje de Munúa, realizado en el 2003 o el del propio Vecindario, resuelto casi seis años después de que comenzara a gestarse- o en la impugnación de actas o aplazamientos a Hacienda, mientras existía alguna garantía de pago.

Desde aquí esperamos que se solucione el caso con un final feliz para el Depor, sin duda la imagen es muy parecida a la que tuvo que vivir el Celta hace unas temporadas. Quizás el método de fichajes extranjeros como biene siendo la filosofía del depor durante años esta equivocada  y la solución la tienen en apostar en los jugadores de casa. Pese a tener ejemplos de mala gestión cerca como la S.D. Compostela o el Celta el equipo herculino parece que no se da de cuenta de que la forma de trabajar es apostar por jugadores de casa con fichas más reducidas.

Fuente: La Voz de Galicia

Artículos relacionados :

Deja un comentario

EntrenarFutbol.com

Top  blogs Licencia de Creative Commons