«

»

Dic 13

Las lesiones musculares según Rafa Benítez

Las lesiones musculares son muy frecuentes en el mundo del deporte, y en especial en el fútbol. Los estudios sobre las lesiones nos muestran que más del 30%  de su total ,lo representan las de tipo muscular, lo que significa que ,en un equipo profesional, se producen una media de 12 lesiones musculares por temporada lo que equivale a 300 días de baja deportiva. Este tipo de lesiones esta de moda en estos meses, debido a las lesiones producidas en jugadores de primer nivel como Bale o Messi.

99-NAPOLI-FERALPISAPO-BENITEZ-FOTOCUOMO-9

Hoy os mostramos un pequeño artículo en el que Raba Benítez (entrenador del Nápoles) nos enseña su particular visión sobre este tipo de lesiones.

¿Demasiadas lesiones musculares?

Ningún equipo se salva de ellas y de una forma especial los equipos con más partidos, con más carga física, con más viajes, con más éxito al fin y al cabo en las distintas competiciones, lo que les lleva a jugar más encuentros y de una mayor intensidad hasta el final de la temporada.

Surge entonces la pregunta: ¿Se pueden evitar las lesiones? La respuesta tiene que ser clara, no. Sin embargo, sí que se puede trabajar en la prevención y hasta reducir el número de ellas.

Aunque para eso me parece fundamental, imprescindible que haya un diálogo abierto, fluido y una comunicación incluso diría que sincera entre el cuerpo médico, el cuerpo técnico y los propios jugadores. Lo peor que puede ocurrir, lo digo por los hechos contrastados de los que dispongo, es que alguna de las partes se dedique a echar balones fuera y a culpar a la otra para no asumir su responsabilidad. Y claro, el perjudicado siempre es el equipo, el grupo…

En Valencia, la coordinación entre el cuerpo médico y los técnicos nos llevó a realizar aquellas famosas rotaciones, cuando pocos las hacían, y a sacar el máximo rendimiento de los futbolistas que teníamos disponibles. Pero siempre basándonos en nuestra percepción del estado del jugador y en la información que recogíamos de todos los test que se realizaban a los jugadores de forma periódica y en el análisis conjunto de los mismos. Lo cierto es que no tuvimos demasiadas lesiones y los títulos conseguidos fueron el resultado de un trabajo profesional y coordinado entre los distintos estamentos. Lo mismo se podría decir de nuestra forma de trabajar en Valladolid, Almendralejo (CF Extremadura) y Tenerife. Siempre con una buena relación y un diálogo constante con el cuerpo médico en cuestión.

En el Liverpool FC, se trabajó con esa misma profesionalidad y coordinación con el cuerpo médico desde el principio y sólo durante el último año tuvimos más lesiones de lo habitual, aunque las propias lesiones hacen que te quedes sin efectivos y no puedas rotar cuando es necesario en determinados jugadores. Además, lo podemos ver ahora tal y como dicta el calendario, los meses de octubre y noviembre son los que más lesiones acumulan por la cantidad de partidos de liga, Champions y hasta de selecciones que se disputan y por las condiciones de los terrenos de juego debido a las inclemencias meteorológicas. Aún así, el tiempo de baja de los lesionados musculares fue en todos estos equipos citados hasta diez días menos, por ejemplo, de lo que luego nos ocurrió en el Inter de Milán. Curioso.

Sin duda, la forma de trabajar en los entrenamientos es algo a tener en cuenta pero hay otros factores como veremos al final del artículo que no hay que olvidar. Nuestro trabajo diario suele distribuirse en un 80% de trabajo con balón y un 20% sin él. En el pasado, todos los equipos hacían mucho trabajo sin balón y, desde hace algunos años, todos los técnicos trabajamos más con balón. Pero siempre hay que hacer algo sin balón para compensar los desequilibrios musculares que produce la dinámica del propio juego.

En mi cuerpo técnico tengo dos excelentes preparadores físicos, uno de ellos especializado en prevención y recuperación de lesiones, pero poco pueden hacer sin ayuda. Nuestra manera de trabajar para prevenir las lesiones consiste en colaborar con el cuerpo médico desde el principio, tener una línea de trabajo clara, profundizar en la prevención… El diagnóstico cuando se produce la lesión y el tratamiento posterior son claves para evitar nuevas lesiones. Para ello, el cuerpo médico tiene que trabajar coordinado con los técnicos. Son ellos los que diseñan las sesiones de entrenamiento y la carga de las mismas y el trabajo extra de prevención o compensación que haga el departamento médico tiene que estar recogido también por el preparador físico, porque supone igualmente una carga de trabajo. Nosotros, hablo totalmente en serio, hemos llegado a sorprender al preparador físico del cuerpo médico trabajando pesas a escondidas con un par de jugadores la mañana antes de jugar un encuentro decisivo. Eso sólo trae como consecuencia más sobrecarga y, por ende, más riesgo de lesiones.

En las investigaciones sobre lesiones musculares, y en concreto en las de isquiotibiales, es imprescindible conocer los factores de riesgo, entre otros:

El historial de lesiones. El hecho de haber tenido lesiones en el mismo músculo aumenta el riesgo de lesión, nosotros llegamos a tener en el Inter hasta un 80% de lesionados que habían sufrido lesión en ese grupo muscular en las dos temporadas anteriores.

El desequilibrio muscular entre cuádriceps e isquiotibiales (músculos anterior y posterior del muslo). Hay que hacer un trabajo específico, sin balón, para corregir ese desequilibrio.

La edad. Cuanto mayor es el jugador más riesgo de lesión tendrá especialmente a nivel muscular; además del factor biológico madurativo natural, hay que pensar que los jugadores de más edad acumulan muchos más años de práctica y, por lo tanto, cientos de partidos y miles de entrenamientos en sus piernas.

Otros factores pueden aumentar el riesgo de lesión; por ejemplo la raza (la raza negra tiene más propensión a estas lesiones musculares porque generalmente sus músculos son más explosivos), la fatiga (un músculo más ‘cansado’ tiene más posibilidades de lesionarse porque su funcionalidad se ve alterada), un calentamiento inadecuado, o los propios hábitos: fumar, beber, no descansar o una alimentación inadecuada aumentan el riesgo de lesión muscular.

Vía: Rafa Benítez

Artículos relacionados :

Compartir...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

1 comentario

  1. Eduardo Rojas

    Extraordinario aporte a esta disciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>