«

»

Oct 01

Claves para comunicar un descarte a un futbolista

En junio suele comenzar la planificación de la próxima temporada y con ella la confección de la nueva plantilla. Y con esa planificación, llega un momento difícil para los entrenadores, los descartes, como comunicárselo al jugador. No todas las personas reaccionamos de las misma manera ante noticias que no esperamos, el entrenador debe saber como enfrentarse a estas situaciones. Además los clubes deben facilitar estos descartes proporcionándole salidas a los jugadores donde poder seguir desarrollando su carrera. Un ejemplo claro de un mal descarte es el caso de Ibrahimovic, jugador que no tubo un paso muy afotunado por el FC Barcelona.

zlatan-ibrahimovic-AC-Milan

1. Controlar las expectativas: los deportistas entran a un equipo pensando que van a jugar y esperando buenas noticias cada viernes. Es por ello que desde el principio se debe haber dejado claro:

  • Qué se esperaba de cada uno.
  • Los objetivos del equipo (formativos, rendimiento, etc.).
  • Los deberes del entrenador (entre ellos decidir quién cuenta y quién no, según su criterio de experto).
  • Que habrá descartes y se avisará del momento.
  • Que se actuará en consecuencia para evitar falsas expectativas.

A las personas les gusta sentir que controlan las situaciones y esto suele percibirse cuando se tiene información, reduciendo así la incertidumbre. Por lo tanto, antes del descarte se pueden dar pistas acerca de cuáles pueden ser nuestras decisiones.

2. Crear un contexto adecuado: Se debe crear un contexto del que se tenga control y el cual garantice las condiciones idóneas para comunicar el descarte.

3. Adecuar la comunicación: se debe adaptar la información al deportista (o a su familiar en el fútbol base).

Analizar condicionantes particulares de cada caso: hay niños que por su personalidad lo encajarán mejor que otros, a unos será mejor decírselo en compañía de otros descartados y a otros individualmente.

4. Ser directos y sinceros: no tiene sentido prolongar la agonía de una mala noticia. Es mejor hablar con franqueza y sinceridad, directo al motivo que nos reúne (p.e. estamos aquí porque te quiero comunicar que…).

5. Demostrar empatía: transmitirle que entendemos cómo se siente, que sabemos cuál será su reacción (aunque esto sea un cliché). Es importante dejarle saber que no es una situación agradable para nadie. Puede que lo crea si somos sinceros.

6. Explicar la decisión: argumentar el descarte desde las necesidades que se le plantean actualmente al equipo. Utilizar el verbo “estar” más que el verbo “ser”. “Actualmente no estás al nivel de sus compañeros” mejor que “no eres igual de bueno que tus compañeros”. No es necesario extenderse mucho en este punto. Los motivos de la decisión deben ser claros.

7. Hacer una valoración integral de la persona: una vez abordado el plano deportivo, se pasa al personal. Es entonces momento de decirle que valoramos otros aspectos suyos como persona: sus cualidades y valores.

8. Reenfocar a lo positivo: aunque sea un momento en que el enfado no permita valorarlo, las frustraciones pueden suponer oportunidades de aprendizaje y crecimiento personal; y no está de más recordarle que irse puede llevarle a disfrutar más del fútbol, pues tendrá más regularidad en otro equipo. En todo caso, conviene evitar parecer que le estamos haciendo un favor, que por cierto, ¡él no solicitó!

9. Pedir feedback: alguno pensará que esto es echarse la zoga al cuello. No lo creo. Un buen líder debe estar preparado para recibir críticas y ataques personales, si fuese el caso. Así que una vez comunicado el descarte, debe:

  • Pedir al jugador que diga lo que piensa.
  • Escuchar activamente, con atención y naturalidad.
  • Responder con tranquilidad y respeto.
  • No entrar en polémicas ni intentar convencerle

10. Ofrecer un gesto de gratitud por parte del club: el jugador que ha pasado una temporada en el club ha formado parte de nuestra familia deportiva, y esto requiere al menos un gesto de agradecimiento por el esfuerzo que ha demostrado, así no fuera suficiente. Los clubes tienen una responsabilidad social y deben dar un trato “humano” a sus mayores activos: los jugadores. Un detalle como mandarle una carta que manifieste este sentimiento puede ser una alternativa.

Vía: futbol-tactico

Artículos relacionados :

Compartir...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>